https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

viernes, 2 de enero de 2015

Who is God?

 Yo Antonio Pedrosa: Hasta ahora en plenas facultades mentales,(aunque a punto de volverse loco). Os  recomiendo que leáis "las ruinas de palmira".del "conde volney".

 (Yo me cago en dios; y en todo lo que representa).

Dios es sólo el producto de nuestros miedos.Tanto la religión,como la política son; una racionalización, es decir, es la manera, en la que nos mentimos a nosotros mismos; o nos auto-engañamos para proteger nuestra mente, de una realidad que no podemos asumir. Como el hecho de que nuestra mente, es un subproducto de una parte del funcionamiento cerebral. 

"Dios es sólo el producto de nuestros miedos".

Se trata, de un mecanismo de defensa psicológico; sin el cual muchas personas vivirían su vida de manera traumática, al no poder dotarla de sentido. Esta es la razón por la cual la formación; y el conocimiento no son suficientes para evadir la necesidad de esta racionalización. El miedo es la base que mueve esta maquinaria de protección. El miedo, a asumir nuestra objetiva finitud,(vamos a morir todos) existencial; a reconocer que no somos la creación de nadie, o que nuestro organismo no es mas que una maquinaria(materia), compleja producto de una muy larga evolución, basada en la selección de las mejoras del azar. A partir de aquí no es difícil deducir que las personas religiosas lo son porque tienen miedo a la vida, a aceptar la realidad objetiva; porque dicha realidad compromete su esquema mental del mundo, un esquema que protege su existencia más allá de la vida y le otorga un objetivo; y sin el cual su particular mundo se desmoronaría; y perdería su sentido. Por otra parte, cuanto mayor sea la necesidad de seguridad requerida por una persona, más proclive será al fanatismo; y esto a su vez genera mayor necesidad de imponer sus creencias a los demás;(testigos de geova); y a ser más intolerantes con quienes cuestionan sus ideas fanáticas. Esta intolerancia extrema a la divergencia de opinión es una reacción de defensa ante lo que ellos perciben como una amenaza, pues cualquiera que cuestione sus creencias pone en riesgo su propia estabilidad psicológica, lo que supone un riesgo que no pueden tolerar. (Este mecanismo explica la mayoría de los conflictos religiosos que tantas vidas han costado). 

Muchas personas, a lo largo de la historia; han sido conscientes de este mecanismo de protección psicológica; y ha sido utilizado sin escrúpulos, para obtener dominio; y control sobre la conducta de estas personas, que son fácilmente manipuladas apelando a sus miedos. Las instituciones religiosas son el paradigma de esta empresa de la manipulación social; que sigue vigente aún en nuestros días, pero también existen otras fórmulas que consiguen parecida manipulación basándose en los mismos principios. Astrólogos, curanderos, homeópatas, futurólogos; y toda esta serie de pseudocientíficos son buen ejemplo de ello. Y es que, después de todo, la realidad sigue su curso a pesar de nuestras creencias... 


P.C.A..Este es el cristal de los ciegos..