https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

lunes, 21 de septiembre de 2015

¿Para esto nos quieren?

El disputado voto del  Mi tío  Salvador Castro. Por primera vez en su vida mi tío se siente importante, porque su voto puede ser decisivo. Y le da la risa. Él, que rara vez, ha votado en unas autonómicas catalanas. Porque nunca las sintió suyas. Pero se ve que estas son diferentes..

( Salvador. Castro, es tío mio),

A mi tío Salvador, estos días le están llamando de todo: voto oculto, voto invisible, voto dormido, mayoría silenciosa;  y eso a él le divierte. Poco se podía imaginar lo disputado que estaría su voto; cuando llegó a Badalona; (Barrio  de la salud), en el año 66 , cuando  recién casado, tuvo que vivir  con su  familia en un piso de 56 metros cuadrados.. 


Luego ya encontró trabajo en una empresa de pulidor, luego con el tiempo; y tras ser recomendado por un compañero se coloco en la empresa de autobuses urbanos:(trabajando de cobrador, y cuando terminaba su jornada, laboral;  haciendo practicas para conductor. Con lo que pudo ahorrar para dar la entrada de un piso. Y allí sigue. El piso es pequeño, un 11-4ª.  de la avenida Alfonso XIII, (pequeño pero muy luminoso). Bueno, con el inconveniente del ruido diario. A mi tío Salvador, le divierte ver las incógnitas, que despierta un voto como el suyo, él, que nunca despertó el interés de nadie; y ahora escucha a tertulianos preguntándose: ¿se despertará ese voto dormido?; y si lo hace, ¿hacia dónde irá ese voto?. Como si el voto del inmigrante fuese una masa uniforme. A mi tío,  le gusta el flamenco; y la política, pero nunca  nunca ha tenido un gran compromiso político.(si por votar se tiene). En los 80 se ilusionó; y se desilusionó con el PSOE. Vio cómo compañeros de la compañía de autobuses entraban a formar parte de sindicatos de los "trabajadores". con un cargo; y "liberado" . Vio cómo España crecía a base de pelotazos. Pero él no pegó ninguno. Y siguió en Badalona, bajando los veranos al pueblo. (Y ahora ya que esta jubilado, se va por temporadas), Mi tío nunca se queja,(creo que en su interior aun confía en los socialistas. Nunca ha aspirado a grandes lujos para ser feliz: su "pisito" pagado, su "casita" en el pueblo;y un  dos caballos de los años 70. "Citroen". Su plaza de párking;(cuando esta en Badalona); y una pre-jubilación que le dieron; y que fue caída del cielo. Y ahora, de golpe; y porrazo, por primera vez en su vida se siente importante, porque su voto puede ser decisivo. Y le da la risa. Él, que rara vez ha votado en unas autonómicas catalanas. Porque nunca las sintió suyas. Pero se ve que estas son diferentes. Y no es que él esté muy pegado a la actualidad del "procés". No pone TV-3,(salvo en raras ocasiones).

Es ajeno a las barbaridades de Twitter, aunque cualquier día de estos mi tío se convierte en trending topic con el hashtag #VotoOculto.


Le ha dicho a mi tía, Paqui, (que si estuviera en Badalona),(ahora esta en el pueblo).("Alcala del rió (Sevilla); que este domingo igual iba a votar. He intentaría convencerla de que votara como él). Pero sabe que ella eso de la independencia no lo ve claro. Mi tío flipa con las barbaridades que se dicen de Catalunya, fuera de España; y las que se dicen de España en Catalunya. Pero esa no es su pelea.


A él le motiva más, "el cante flamenco"; la lucha entre los de arriba; y los de abajo; y  su partida en el hogar de los  pensionistas) desde hace tiempo..

Como buen jubilado, ahora tiene tiempo para ir a hacer la compra de la casa.(aunque siempre acompañado, porque él dice que "la compra es cosa de mujeres"; y vuelve con el carro lleno del super. Se para en la portería, abre el buzón; y recoge tres sobres de propaganda electoral. Ni los abre. Y empieza a subir escaleras, hasta el piso 11, (que hoy el ascensor no funciona). Pero las sube orgulloso, sintiéndose protagonista, intentando saborear la semana de gloria que le queda. La semana fantástica del voto oculto. Se pone digno; y se dice a sí mismo: "Ya verás como nos despertemos". Y en el rellano del  noveno piso le entra la risa nerviosa, del que empieza a creérselo.

¿Se ríen de nosotros; ¿que pintan los inmigrantes en Cataluña?.