https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

viernes, 13 de noviembre de 2009

Motivos, para estar preocupado...

Es "socialista" la subida de impuestos del PSOE?


En la Francia del siglo XIX bastaba ser rico para ser noble por compra del título, y ser noble para dejar de pagar impuestos por la existencia de privilegios fiscales nobiliarios. Por tanto, no hay más que una forma de escapar a los impuestos: hacer fortuna. Y una sola forma de pagarlos: ser pobre.

Si el socialismo es solidaridad, una política socialista no puede basarse en el crecimiento de las desigualdades y en la injusticia. Hacer que los pobres paguen los excesos de los ricos es explotación. Por tanto, una política fiscal justa debe perseguir que el peso de los impuestos no recaiga sobre los que menos tienen y que se reduzcan las desigualdades.

Para ello, hay que tener voluntad política, pues existen multitud de técnicas que hacen que sea posible que los que mas tienen paguen más. Por ejemplo, con un impuesto que grave las ganancias obtenidas por el capital como dividendos, compra-venta de acciones, retribuciones por asistencia a consejos de administración. O también con un impuesto sobre los beneficios obtenidos por las sociedades, de tal forma que a mayores beneficios, mayor carga impositiva.

Así se podrían gravar en mayor proporción los beneficios obtenidos por la banca o por las constructoras durante todos estos años en nuestro país. Y como “el rico o es ladrón o hijo de ladrones”, por lo menos restituiría, en parte, lo robado.

Un impuesto que hiciera pagar más a los que mas tienen sería aquel que, por ejemplo, gravase las herencias recibidas en proporción a su cuantía: a mayor herencia, mayor impuesto. O el patrimonio acumulado: a más propiedades, mas impuestos.
Los impuestos indirectos: impuestos contra los más pobres


Los impuestos directos (el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas -IRPF-), permiten tomar en cuenta las circunstancias personales del contribuyente y hacer que la carga fiscal sea mayor a medida que aumenta la riqueza. Por el contrario, la imposición indirecta (el Impuesto sobre el Valor Añadido -IVA-) es el sistema que tradicionalmente se ha empleado para hacer que los que están abajo paguen a los de arriba y, por tanto, es un mecanismo de explotación y robo.

Porque cuando el pobre va a comprar una barra de pan paga el mismo impuesto que el rico banquero, pero su sacrificio es mucho mayor. Y si, además, lo que se le ha quitado de su exiguo salario, se dedica a prestar “ayuda” al banquero la injusticia es mucho mayor.
Zapatero, Robin Hood de los ricos


Desde que está gobernando, Zapatero no ha dejado de aplicar una política fiscal para hacer que el pobre sea más pobre, y el rico más rico. Vamos a verlo con alguna de las medidas que ha adoptado en materia de impuestos:

En junio de 2009 aprobó una subida de los impuestos indirectos sobre el consumo de hidrocarburos y tabacos. La subida de las gasolinas fue de 2,9 céntimos de euro por litro, lo que permitiría ingresar 1.097 millones de euros anuales.

Durante sus cinco años de gobierno, no ha dejado de aumentar la recaudación procedente del impuesto que grava un bien tan esencial como la electricidad. Y esto lo ha hecho fundamentalmente a través de la subida de tarifas. Según los datos de la Intervención General de la Administración del Estado, las subidas de las tarifas eléctricas a lo largo de 2008 fueron de un 3′3 % en enero y un 5,6% adicional sobre el anterior en julio, lo cual hicieron posible un aumento de la base en el impuesto superior al 13 %.

Para 2010 el gobierno ha anunciado el aumento de la imposición indirecta mediante el incremento del IVA, de tal forma que se van a aumentar los tipos impositivos del 7 al 8 % en el tipo reducido, y del 16 al 18 % en el tipo general. El tipo impositivo reducido grava, entre otros, el consumo de agua, y muchos alimentos. El aumento del tipo general supondrá nuevas subidas de la luz, del gas, etc.

¿Por qué el PSOE opta por subir los impuestos indirectos? El IVA y los impuestos sobre consumos específicos son impuestos fáciles de recaudar y con un gran potencial recaudatorio, ya que gravan todas las ventas de estos productos necesarios.
Otra ventaja importante es su carácter casi clandestino, al disolver el gravamen y ocultarlo tras el precio de los bienes, con el cómodo fraccionamiento característico en el pago de los impuestos sobre el gasto.


Gaudin, el administrador de las finanzas napoleónicas, afirmó que “El mejor impuesto es aquel cuyas formas disimulan mejor su naturaleza y que evita la prevención del contribuyente al identificarse plenamente con sus gastos de consumo necesarios, pagándose de esta manera sin sentir por los ciudadanos”.

Es algo necesario de comprar para el pobre y algo placentero para el rico. La imposición indirecta no viene de ahora

Siempre ha sido un gravamen injusto sobre el pobre, como lo fue la alcabala, la sisa, y los impuestos sobre rentas en la vieja hacienda castellana. Franco también echó mano de los impuestos indirectos y en 1940 llevó a cabo una reforma tributaria que consistió básicamente en la subida de las tipos impositivos que gravaban el consumo de determinados bienes, convirtiendo la imposición indirecta en el pilar del sistema tributario.

La subida de la imposición indirecta ha sido una constante en el gobierno del PSOE. En 1986 el gobierno de Felipe González, bajo las directrices de la Unión Europea y la política de las multinacionales que la gobiernan, introdujo el IVA en nuestro país, sustituyendo así a los impuestos tradicionales, como el Impuesto sobre Bienes de Lujo o sobre el Tráfico de Empresas. Esto supuso que entre 1985 y 1986 los impuestos indirectos se incrementaron en nuestro país en 960.000 millones de las antiguas pesetas y alcanzaran un 10,5 % del PIB.

Posteriormente, el PSOE no solo no redujo la imposición indirecta sino que en el periodo 1986-1996 la aumentó, pasando de ser el 28,7 % del total recaudado en 1985 a representar el 29 % en 1996.

Con el PSOE de Zapatero no han dejado de aprobarse medidas para rebajar ¡aún más! la carga fiscal de los más ricos:

En 2008 se suprime el impuesto sobre el patrimonio, dejándose de recaudar en 2009 más de 1.800 millones de euros.

Bajada del impuesto que grava los beneficios de las Sociedades mediante la reducción de los tipos impositivos del impuesto (el tipo general pasa del 35 al 32,5%).

Medidas para mejorar la liquidez de las grandes empresas y grupos consolidados a través de los pagos fraccionados del impuesto de sociedades y del IVA.

Amnistía fiscal para los compradores de deuda pública procedente de los paraísos fiscales.

En 2008 aprobó un Real Decreto para que los banqueros pagasen menos a Hacienda por los intereses percibidos en las cuentas depositadas en sus bancos, que de estar gravados al 43 % pasaban a gravarse a un 18 %.

El gobierno mantiene intocable la tributación de las Sociedades de Inversión de Capital Variable -las famosas Sicav-, las más utilizadas por las grandes fortunas y que tributan solo a un 1 % ; y ha rebajado el tipo impositivo aplicado a las Sociedades Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (las Socimi).

Estas sociedades, que se dedican a adquirir inmuebles y explotarlos en régimen de alquiler, están mayoritariamente en manos de la banca.
El antisocialismo del PSOE de Zapatero


¿Por qué no se decide ZP a aprobar un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de banqueros y constructoras que han saqueado nuestro país, en vez de seguir dándoles “ayudas”?

Zapatero debería saber que entre las reivindicaciones presentadas por los obreros en los primeros congresos de la UGT y del PSOE, estuvo la de la abolición de los impuestos indirectos .

Y que a lo largo del siglo XIX el pueblo se revolvió en numerosas ocasiones contra la subida de los impuestos sobre consumos porque aumentaban su sufrimiento y su hambre. Subir los impuestos indirectos es una medida injusta y antisocialista, pues hace que los pobres sean cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos. Y es que el PSOE en nuestro país ha muerto. Traicionar la solidaridad y la militancia tiene un precio.