https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

miércoles, 4 de agosto de 2010

Toros..

Mi opinión, también cuenta:


Aquí no se trata del "dilema" toros si o toros no; o si a ti te gustan los toros, a mi no, y si el toro sufre en las corridas si o no, nada de eso es lo que se ha pretendido con la ley, ("que prohibe los toros en "Cataluña") aquí se ha tratado de crear una polémica donde no la hay, y de crear malestar social, pues para mi modesta opinión, los toros es igual que otra fiesta cualquiera, y si estamos por abolir las fiestas pues abolamos todas,a los antitaurinos les diría que miren en su interior y piensen lo que quieren pues es fácil recortar, la libertad de unos para la satisfacción de otros, pues por este mismo criterio de prohibir por prohibir, yo le pediría al gobierno que prohibiera la television basura, que para mi es tan deleznable como la "Tortura" que dicen que se le da al toro, para mi es una tortura tener que soportar a cuatro "frikis" periodistas y no periodistas, gentes de la farándula que quieren ser lo que no serán nunca, y gente de medio pelo que por ganar dinero venden hasta su propia dignidad como personas,y además de todo esto, también pienso y creo que; Esto es un debate emporcado por los intereses políticos de unos y de otros. Y para más ironía, la iniciativa de impulsar la Iniciativa Legislativa Popular en contra de las corridas ha venido de la mano de un extranjero, argentino para más señas, por todo ello quiero dar mi modesta,opinión sobre: La prohibición de las corridas de toros en Cataluña, pues se presta a infinidad de consideraciones.En primer lugar, si la prohibición es sólo a las corridas, o a todo cuanto derive de las fiestas de toros.Si es así, en Cataluña tendrán que seguir viviendo con un trozo de su historia cortada, por una decisión parlamentaria.Y es inquietante pensar que cuando los pueblos, comienzan a querer olvidarse de su historia y a cortar trozos de su identidad, no arrastren con ello los más sagrados valores de una democracia: "La identidad", "la tolerancia" y "la libertad".Los tres pilares que sostienen una democracia justa.
Antonio Pedrosa