https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

miércoles, 11 de noviembre de 2015

El desenganche catalán.

Es realmente inquietante el nivel de locura colectiva, en el que han caído muchos independentistas, la cantidad de mitos; y leyendas que se han inventado; la necesidad compulsiva de dotarse de razón; para llegar al verdadero quid de la cuestión: tener más dinero; que  se muera quien se muera.

Y si una vez ganado lo hacen mal, (como hasta ahora), la culpa será de España, que les sigue haciendo la vida imposible. Y si pierden , será un caso claro de avasallamiento antidemicrático, (aquí es posible que resuciten a Franco).Uffff, !que cansinos. Sinceramente, a mí me la trae al pairo que se hagan o no independientes, lo que me llama la atención es que actuáis como si no tuvieran abuela.


Porque los que hemos asistido, desde allí o desde aquí; (cualquier punto de España), al esperpento que se desarrolla estos días en el Parlament Catalán, no podemos dejar de sentir lástima; por una puesta en escena digna de una vulgar opereta. Vaya cestas vais a construir con estos mimbres.

Hoy por hoy, "la desconexión es la imposición de unos pocos sobre muchos".

Y si con estos políticos; y esa familia Pujol, se creen que van a construir un imperio, lo llevan realmente claro.

Yo creo ; y pienso (particularmente) que la democracia significa; que se opta por lo que pida la mayoría; y todavía no se ha celebrado tal cosa. El sucedáneo que han empleado para tantear la opinión del pueblo catalán, demostró  con toda claridad que no están legitimados; y ellos ni por esas, "erre que erre"   emprenden una independencia, pues no llegaron ni al 50%. Una minoría trata de imponer su criterio sobre una  opinión mayoritaria.

Si esto es democracia, para muchos: me temo que yo entiendo una cosa distinta. Yo (como muchos catalanes ; y españoles),

soy partidario del derecho a decidir: si el pueblo catalán decide segregarse, lo tendrá que afrontar, con la responsabilidad que ello conlleva; pero si el pueblo opina lo contrario, habrá que aceptarlo, a no ser que tengan vocación de fascistas.