https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

martes, 6 de diciembre de 2016

Martes seis de Diciembre.

La pluralidad de España, se refleja en sus gentes; porque aquí tenemos de todo: altos, bajos; limpios, mal olientes;  generosos, egoístas;  valientes, cobardes; letrados e iletrados; listos, tontos; bien nacidos e hijos de su esdrújula madre; y para todos ellos están los derechos; y la libertades reconocidos en nuestra Constitución.


España es uno de los países de nuestro entorno que tiene la legislación más moderna; y la  Constitución más garantista.

Somos tan exquisitos en el  reconocimiento de las libertades, que una de esas comunidades, Cataluña, lleva incumpliendo la constitución sistemáticamente, sigo haciéndolo con impudorosa exhibición de desvergüenza política; y no pasa nada.


Los partidos políticos, que están en el ámbito del respeto a la constitución; y a la unidad de España no han concretado aún qué tipo de reforma constitucional quieren hacer, en cambio los que aspiran a trocearla, a implantar un sistema alejado de la economía social de mercado, restringiendo libertades de prensa, opinión; y derecho a la propiedad o cambiando la forma del Estado, sí han definido sus objetivos.


Todas las pretensiones son legítimas, pero para llevarlas a término es preciso transitar por un proceso de reforma; que requiere mayorías cualificadas, además de un referendum, disolución de las cámaras; y nuevas elecciones.


Mientras tanto, la norma que rige es la constitución vigente; es  despreciada por quienes quieren abolirla; y sustituirla por otra que, entre otras cosas, nos alejaría de las democracias de nuestro entorno.


La ausencia de los actos constitucionales, en un día como hoy por parte de algunos representantes políticos, acredita  la idea que tienen sobre el talante; y el respeto que se espera de un personal como ellos.