https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

jueves, 1 de abril de 2010

El Trepa..


Los trepas están ahí, es como la gripe, no se puede acabar con ellos, y permanecen dormidos, hasta que encuentran un “buen huesped” al que parasitar y “sacarle la sangre” hasta que acaban con él, así lamentablemente nos han educado a muchos.Para que alguien trepe en la mayoria de los casos alguien le abona el camino por motivos diversos. Supongo que la persona que lo propicia juega con la erótica del poder, el manipular, el decidir como si estuvieras en tu casa disponiendo los muebles, aunque se trate incluso de una empresa pública. No sé que me parece más perverso.El trepa intenta a veces en ambientes laborales confusos, donde la estabilidad laboral no llega nunca aunque estés toda la vida en la brecha, asentarse, saltarse los pasos, obtener un trato de favor (recibir gratificaciones y quitarse penas). Es un personaje en la selva siguiendo la ley de Darwin, y cuyo lema es el principio de Maquiavelo ("el fin justifica los medios").Me parece más patológico el que lo alienta, el que disfruta manipulando. El que disfruta haciendo subir y haciendo bajar, el que juega a ser "Dios", cuando en su vida personal posiblemente ni mueva ficha y sea infeliz y se haya resignado a ello. El fin es quizás sentirse adorado, seguido por la corte de trepas.Su "pseudofamilia laboral", siempre agradecidos, siempre pendientes de un hilo.Unidos por un eterno vínculo¿Como conocer a un trepa?..Llegan con cara de buenos y a todos les caen bien. Luego empiezas a observar cómo hay cosas que no te cuadran y parece que sólo tú te percatas. Te callas, por prudencia. Pero un día alguien estalla y os dais cuenta de que muchos pensáis igual: ¡Pero si es un trepa!Descubre si estás rodeado de trepas o incluso, la mejor manera de serlo, que algo bueno debe tener cuando hay tantos.En España los denominamos “trepas”, pero la Real agademia, de la lengua tiene una acepción mejor: “arribista”: Del francés “arriviste”. Persona que progresa en la vida por medios rápidos y sin escrúpulos.Aunque, sin duda, el idioma que mejor los define es el Inglés. “Social climbing” lo que vendría a ser un “escalador de puestos social” y, mi favorita, “creep“ que para un animal significa “reptar o arrastrarse”, y para plantas y personas significa “trepar”. ¡Qué gran verbo!Lo denominan “trepismo” y se da sobre todo en empresas en las que hay pocos puestos directivos y muchos puñales que te sobrevuelan. Además las personas con esta peculiar forma de hacer negocios suelen tener una personalidad dócil y agradable, aunque, en el fondo, no soportan que nadie les haga sombra. Desgranemos algunas de las 10 claves que existen para detectar a los arribistas, o, si careces en cierta forma de moral, llegar a ser uno de ellos. 1.- Conseguir un padrino. Todos lo habéis visto, oído y vivido, pero parece ser que el jefe no. Siempre le protege, en poco tiempo parece que le tiene más en cuenta que a ti. 2.- Acusar a los compañeros. Esta parte es importante. Si quieres ser un buen trepa tú no tendrás la culpa jamás, de hecho, si tienes la oportunidad de involucrar a alguien en algo desagradable (vamos, lo que viene siendo chivarse) o dejar a algún compañero en evidencia ante tu jefe o los demás…está claro, vas por el buen camino. 3.- Saber adular a los superiores. Casi debiera ir en primer lugar, cerca del padrino. Un buen “creep” aparentará ante los demás que adora a sus jefes, aunque no los conozca o realmente los deteste. Por supuesto, el tono que utilizará a la hora de dirigirse a ellos será proporcionalmente inverso al tono despótico que usará con sus compañeros. El tono aumentará de nivel despótico a medida que aumente la inferioridad jerárquica del interlocutor. 4 y 5.- Trabajar fuera de horario y robar las ideas a los compañeros. Siempre hay que quedarse más tiempo en la oficina y nunca irte antes que el jefe. Es un buen momento para presentarle como tuyas las ideas que has escuchado a tus compañeros en la comida o durante el café…realmente es buen momento para ejercer lo que antes denominábamos “chivarse”. 6.- Aparentar que la vida te va en el trabajo. No hay nada tan importante como el empleo. Tú eres el que más trabaja, tu trabajo es el más importante y los proyectos que desarrollas los desarrollas tú y sólo tú. Realmente nadie sabe cómo sobrevivía la empresa antes de que TÚ llegaras. En base a estas seis premisas y a otras cuatro o cinco cosillas podrás detectar de forma sencilla si trabajas con el enemigo.Lo más importante es que no pierdas la calma, cualquier salida de tono te desacreditaría, y, por favor, guarda bien la información que poseas, tanto laboral como personal…en definitiva, o juegas al mismo juego o te lo quitas de encima. Lo que viene siendo “O jugamos todos o rompemos la baraja” (sí, ya sé que hay otras versiones del dicho )Para terminar y ser sinceros, reconocer que si nos ceñimos a las “características universales de los trepas” todos deberíamos vernos un poco reflejados…¿o no?