https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

jueves, 20 de septiembre de 2012

El tiro por la culata..

"A Mas le ha salido el tiro por la culata: Ni Independencia, Ni pacto fiscal":

Lo de Mas,por parecer, ha parecido  ser otra cosa nada más que un gran montaje escénico organizado por CiU; para tapar las vergüenzas de su despilfarro, culpando a otros o, incluso, que se esté actuando con la compicidad, del Gobierno para justificar acceder a su pretensión de pacto fiscal bajo la excusa del desmembramiento del país.

Yo pienso y creo (personalmente); que  solo dinero hay, tras reivindicaciones tan extremas en un momento complejo de crisis económica del euro, en el que la independencia generaría tantos efectos perniciosos sobre Cataluña, que ningún gobernante con un mínimo de seriedad puede apostar por profundizar en salidas tan poco meditadas.


Tenia toda  la apariencia de puro teatro, porque Cataluña no ha hecho los números; o, al menos, no ha presentado una simple relación; de los efectos económicos que la independencia o la creación de un Estado federado implicaría en sus cuentas.


 No conocemos ningún estudio serio confeccionado desde allí que explique las consecuencias tan altamente positivas que aducen, seguramente porque no son ciertas y saben perfectamente, sin precisar en los detalles, que los primeros años serían de angustia y que en el futuro Cataluña podría convertirse en un Estado irrelevante, fuera de la moneda única, con un déficit insoportable al que habría que sumar la parte alícuota que le correspondería del que tiene el Estado del que ahora forma parte.

Construir un Estado nuevo desgajándose de otro, no se hace solo con la voluntad festiva de una población a la que han dicho que esa Cataluña sería más próspera por su cuenta, porque España le perjudica; seguramente porque no es verdad, razón por la cual callan ante la ciudadanía que perdería aproximadamente el veinte por ciento de su PIB, que muchas empresas huirían de allí y que los efectos inmediatos serían muy dolorosos para el bienestar ya mermado de los catalanes. Solo salir del euro -bastante probable-, empobrecería a Cataluña para muchos años. Por eso no ponen fechas, ni pasan de hablar hasta el hartazgo, porque solo buscan con este espectáculo conseguir dinero de forma inmediata, pensando que la forma de obtenerlo es, de nuevo, la coacción moral que tan bien le ha ido en el pasado reclamando competencias, aunque solo fuera para crear cargos, a cambio de votos.



La respuesta a mi juicio debe ser,(como ha sido); negativa a cualquier modificación de las leyes de financiación autonómica en tanto no se supere la crisis. No es solidario reclamar para unos lo que se debe privar a otros. Si hay que reformar la financiación autonómica, que se haga para todos, sin excepción. Pero, más adelante. La Constitución, es cierto, no ideó un modelo autonómico homogéneo, pero, tras treinta años el desarrollado uniforme en toda España ha cuajado y cualquier territorio tiene su especial identidad, aunque no coincida con los sentimientos ideológicos de catalanes y vascos, que, no obstante, por la calidad intrínseca que le atribuyen, no tienen por qué ser retribuidos con dinero. Reivindicar ahora,(como ha tratado); un tratamiento especial que les sirva para salir de la situación con más facilidad que los demás, llega treinta años tarde. Argumentos de este tipo para exigir modelos fiscales diferenciados no lo aceptarían quienes pasan por los mismos apuros que, naturalmente, aunque no tengan aquellos íntimos deseos de independencia, sí tienen las mismas necesidades. Un conflicto territorial se convertiría en nacional.

No era el momento ahora de atender a reivindicaciones poco creíbles tras las que se esconde la petición de privilegios. Ni ellos se lo creen, ni los demás somos tan irracionales como para no comprenderlo. 

Concluyo afirmando mi respeto a Cataluña (puesto que vivo en ella); si quieren en verdad ser independientes. La Constitución contempla los mecanismos al efecto y permite que un territorio se separe respetándolos. Pero, esa no es hoy la cuestión que está sobre la mesa. Nadie con sentido común la plantearía seriamente en momentos tan delicados. Y los catalanes no han perdido su ancestral seny, aunque sus gobernantes se empeñen en demostrar lo contrario.

P.C.A. Lo dire cuando pueda decirlo, y lo hare cuando pueda hacerlo, mientras tanto mantendre la boca  cerrada.....