https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

martes, 1 de octubre de 2013

No es bueno, apagar un fuego con gasolina..

Así es como veo yo, el independentismo.y el nacionalismo; 11-S. o 12 O.-


Pocos conflictos alcanzan su solución si uno responde con hostilidad, a un comportamiento hostil. Replicar una conducta agresiva con otra análoga; es introducirse en un bucle de consecuencias nada favorables. Seríamos centrifugados por una temible cadena aerodinámica  término científico que señala una consigna, acuñada por la cultura popular; de que la violencia engendra violencia, hostigar al hostigador, actividad una peligrosísima escalada de violencia. Si respondemos con hostilidad, a quien nos amenaza con ella, el violento, habrá logrado imponer su lenguaje; y habrá determinado la forma en que se conduce nuestra relación con él. En un conflicto, de alta densidad emocional; se desea que la otra parte se sienta como uno, así que acceder a los postulados del hostil es permitirle que decida por los dos el código de la relación, el itinerario que recorrerá la encendida acción comunicativa. Uno nunca debe responder, con la misma retórica; que ha utilizado alguien que ha decidido expropiar de su comportamiento, las normas más básicas de la convivencia.  A veces resulta difícil controlar las emociones, no pagar con la misma moneda, no mimetizar una conducta hostil. Pero un incendio nunca se apaga echando gasolina a las llamas. Al contrario. El incendio se aviva, las llamas agigantan su voracidad. Conviene recordarlo cuando el enfado o la ira nos empuje a cometer ese error. Error humano, demasiado humano, pero nefasto. 


 P.C.A. Yo entiendo, sin embargo que en muchas ocasiones, también sucede; que al llegar la otra parte en actitud agresiva y hostil, si se le responde evitando el ser agresivo, Se crece mas, es decir, lo asume como un signo de debilidad; y empieza a arremeter con mayor violencia!, hay veces en que eso solo le refuerza la convicción, de que está en su derecho de aplicar la hostilidad como método. Yo creo que hay que saber medir, iniciar nuestra respuesta en la forma en que lo más de acorde con el momento, y no tratar de apagar el fuego , echando más gasolina, y si no entiende, entonces rebatirle lo que está haciendo.