https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

miércoles, 8 de abril de 2015

Carta para mi amada esposa:

 

Nunca te olvidare; y siempre te llevare en mi corazón..


Dicen que en esta vida, todo tiene solución menos la muerte; y tienen mucha razón: Cuando muere un ser que amamos profundamente, sentimos un dolor que nos traspasa el alma; y nuestro corazón se rompe en incontables pedacitos, de frustración; y pena al perder para siempre, a aquella persona tan especial que acariciaba nuestro ser con cada palabra;y cada mirada. ¿Hay algo que pueda doler más?. Que saber que jamás podre volver a verla. Ese montón de palabras, que siempre le quise decir; y no pude. El hecho de que yo este aquí; y ella no. ¿Cómo pedirle al alma que no llore por su ausencia?.


Yo  quisiera estar en paz, sabiendo que se marchó a un lugar mejor, en donde se encuentra la paz; y la armonía que todos buscamos; pero en lugar de pensar así, estoy aquí sufriendo, pensando en el dolor que me consume; y derramando las lágrimas más amargas que nunca pensé derramar. Cómo  me gustaría, volver atrás en el tiempo; y hacer tantas cosas que podrían aliviar mi tristeza; y pesadez, que llevo en mi corazón. Se  que algún día la muerte me llegará,  sea por el inevitable paso de los años: o por los desventurados accidentes; y enfermedades que nos acontecen. Pero nunca nadie esta preparado; para vivir sin aquella persona dueña de nuestra alma, es como si te pidieran que empezaras a morir en vida,(como a mi me esta pasando). ¿Cómo calmar al espíritu cuando sientes que  no volverás a ver a la persona que tantas veces viste sonreír?. No hay palabras ni consuelos que alcancen a darle luz a las oscuridades que me envuelve. Y yo me pregunto: ¿Por qué pensar qué todo va a pasar?.


 ¿Qué la política de esta vida es dejar atrás incluso a quienes amamos; y nos amaron tanto?. A veces muchas veces, más de cuatro veces; los comentarios que escucho; se vuelven tan superfluos, tan monótonos; y faltos de sentido: Que pienso para mis adentros: ¿Es qué no entienden, que el dolor de la muerte de un ser querido, no es un hecho fácil de asimilar?... Y entonces, llega aquella palabra; que quisieras que no existiera: la resignación. Pero ¿qué es la resignación?. ¿Recordar que hay cosas que no tenemos en nuestras manos; y que simplemente debemos vivir?. ¿Acaso la resignación borra la tristeza?. Hay tantos sentimientos encontrados, no puedo imaginarme, ni acepto seguir respirando, sin su presencia,  Pero, aunque yo no quiera,  tengo que empezar a resignarme; y a cargar con las responsabilidad de lo que hice o deje de hacer. (me hubiera gustado llevarla  a París; y  Roma), pero no pudo ser; y eso me tiene atormentado: Mi consuelo es:

(o así quisiera que fuera); que hay algo que es verdad, entre tantas palabras de ánimos que me dan; y es que:  ella no querría que yo sufriera a causa de su partida. Ella lo era todo para mi; y yo se que me amaba; y el amor no es sufrimiento, ¿acaso existe alguien que quiera ver sufrir a las personas que ama?. La muerte no es algo que se supere, es algo que se acepta.(yo aun no lo he aceptado), Quizá yo no sea capaz de encontrar la salida, en mucho tiempo, quizá no sea capaz de superar su ausencia, en muchos años; pero lo que si se es que, hay algo que ni siquiera su perdida romperá: el amor; y aunque ya no la pueda ver ni tocar(que es lo más duro), ni sentir su aroma, ni escuchar su voz, ni mirarle a los ojos, ni abrazarle físicamente, siempre podre cerrar los  ojos para recordarla,(aunque eso me cause mucha pena y me dan ganas de llorar), para decirle desde mi corazón, que le echo de menos; y que le amo.

El amor es la única verdad que existe...