https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

jueves, 3 de mayo de 2012

Honestidad.Honradez. Eficacia..

"Once upon a time": Un Alcalde que era muy creido porque se habia endiosado; sólo pensaba en comprarse buenos trajes; e ir bien vestido. Tenía dos gerentes, y un cargo de "confianza" que constantemente le davan concejos; para que se hiciera nuevos modelos de trajes, a él le gustaba y porque deseaba ser; el Alcalde mejor vestido de todos los pueblos del Maresme.

Cierto día llegaron a la Alcaldia dos pícaros muchachos, diciendo que herán sastres; y pidiendo ser recibidos por el Alcalde. Decían que eran unos afamados sastres que venían de la Ciudad de (Barcelona). El Alcalde, al conocer la noticia, les hizo pasar inmediatamente. Señoria, hemos traído una tela que es una maravilla -dijo uno de los pícaros.

- No la pueden ver los ignorantes, pero a los inteligentes les gusta mucho -dijo el otro.

El Alcalde, se entusiasmó con lo que decían; y pidió a los falsos sastres que le comenzaran inmediatamente un traje con aquella tela, que enseñaría a todo el mundo.

Los pícaros, pidieron para los gastos grandes sumas de dinero; y joyas valiosísimas. Hacían creer que cortaban y cosían el vestido, cuando, en realidad, no cosían nada. Y aquellos que lo veían, para que no les llamaran ignorantes, decían que era un vestido muy original y bonito.

Llegó el día en que el Edil fue a probarse el famoso traje. Cuando se lo presentaron quedó admirado. ¡No lo veía!. Y para que sus súbitos no pensaran que no era inteligente, decidió disimular. Todo el pueblo esperaba las fiestas de Agosto para ver pasear al Alcalde, ya que tenían gran curiosidad sobre cómo sería el majestuoso traje. Entonces apareció el Señor Alcalde. Y an te el asombro de todos iba caminando desnudo.Un gran silencio se hizo en la calle, pero nadie dijo nada para que no se le llamara ignorante. Sólo un niño, con su inocencia, dijo:

- ¡Mirad, mirad, el Alcalde va desnudo!

Ante esto, todo el pueblo dijo lo mismo; y el Alcalde sintió mucha verguenza. Fue un día triste para él.

Aprendió una gran lección: P.S.A. Lo importante en esta vida, no son los ropajes, si no ser sincero en todo lo que haces....