https://youtu.be/maM5QI3REw8

Mi foto

Soy sincero, y por ello me gusta que lo sean conmigo, hay cosas que no se pueden fingir,cuando se esta solo, como son el dolor; y los sentimientos..

martes, 23 de marzo de 2010

Tambien hay buenos politicos..(Aunque pocos)..

Aprovechando que pronto estaremos en campaña electoral, y que la imagen de confianza e integridad que debe de transmitir nuestra clase política está bajo mínimos, no está de más recordar que en alguna ocasión, en algún momento de la historia de la humanidad, ha habido políticos honestos y cabales, que deberían de servir de ejemplo al resto. Como es el caso de Lucio Quincio Cincinato.Cincinato o Cincinatus (cabello ensortijado) fue un patricio(noble romano), general y cónsul que, contrariado, se había retirado de la vida política para irse a vivir a su casa de campo. El motivo de su abandono fue que su hijo Caeso había sido condenado al exilio por usar un lenguaje violento contra los tribunos.A pesar de ello a Cincinato se le seguía requiriendo de vez en cuando para mediar en distintos asuntos en el senado, pues todo el mundo estaba de acuerdo en su buen juicio y atinado criterio. En una ocasión, en el 458 a.C., Roma fue atacada por los Eucos, un beligerante pueblo vecino. Las ineptitudes de un general puso a Roma al borde del colapso y es entonces cuando se decide nombrar a un Dictador . La república romana en tiempo de crisis elegía una persona a quien se le concedían poderes absolutos durante seis meses, después de los cuales tendría que rendir cuentas como un ciudadano normal de sus actos como dictador. El senado romano pensaba que los grandes problemas se resolvían mejor si sólo era una persona quien daba las ordenes en vez de que fueran varias quienes tuvieran que decidir las cosas. El senado votó para elegir un dictador y el elegido por mayoría fue Cincinato.Cuentan, que cuando varios miembros del senado fueron a la casa de Cincinato, este se encontraba en los campos tirando del arado y allí le comunicaron que había sido elegido dictador. Cincinato sin soltar el arado dijo que tendría que pensarlo y continuó su trabajo.A la mañana siguiente se presentó en el senado con la toga con orla púrpura de dictador y después de llamar a todos los ciudadanos romanos a las armas organizó la táctica para enfrentarse a los Eucos. Al caer la noche Roma había vencido y los Eucos no volverían a causar problemas. Pasado quince días que las cosas habían vuelto a su cauce, Cincinato quien podría haber continuado en el puesto hasta seis meses, volvió a su casa con su arado y devolvió todos los poderes al senado romano.Pero una vez más se hubo de recurrir a un dictador y una vez más fue Cincinato el elegido quien ya contaba con 80 años, “detalle” este que no sería ningún problema. Roma atravesaba un época de escasez y hambruna y un romano muy rico, un tal Espurio Melio, estaba preparando una revuelta para ejecutar un golpe de estado. No llegó a realizarse. Cuando Cincinato fue nombrado dictador, los apoyos del levantisco empezaron a fallarle, quiso huir y le dieron muerte.Arreglado el asunto, otra vez Cincinato volvió a su granja donde moriría de anciano.La ciudad de Cincinati , recibe su nombre en honor a la sociedad de los “cincinatos”, la cual honraba a George Washington, quien era considerado por esta sociedad como un Cincinato de los días de la revolución americana. En la foto, la figura entrega con una mano los símbolos del poder y con la otra agarra el arado.Nota: Hay que advertir que aunque Lucio Quincio Cincinato existió realmente, es posible que su figura esté un poco mitificada. Su historia nos ha llegado sobre todo de discursos y arengas políticas que se hacían en el Senado y Cincinato y su historia era el ejemplo preferido como modelo de rectitud, honradez, integridad y otras virtudes romanas (frugalidad rústica y falta de ambición personal). Por eso es fácil que esté un pelín exagerada.